Ir al contenido principal

La Espada del Poder.



Thomas Malory (fl. c. 1471) fue usado por John Boorman y Rospo Pallenberg en su adaptación cinematográfica del mito artúrico: Excalibur (1981). ¿Qué permanece de Malory, del imaginario del otoño medieval, en el artefacto fílmico?

Las películas de Boorman presentan a personajes en situaciones límite, incluso absurdas: en Infierno en el Pacífico (1969), un americano y un japonés en una isla desierta durante la Segunda gran guerra; en La selva esmeralda (1985), un chico rubio viviendo como un indio en la jungla amazónica, luchando contra constructores de un embalse (tema ecológico); y Defensa [Deliverance] (1972) narra cómo unos cazadores son violados y perseguidos por unos montañeses. ¿Por qué el mito artúrico?

El motor de la narrativa son los instintos primarios entrelazados a un novelón familiar, incesto incluido. Uther Pendragon consumido de deseo por Igrayne, la mujer de su rival el duque de Cornwall, es transformado en este por Merlín el brujo para poseerla, de cuya unión nacerá Arturo. Lancelot, el mejor de los caballeros, traicionará a su amigo y señor por amor a su mujer, Ginebra; Merlín es seducido y destruido por Morgana, hija de Igrayne y el duque y, por tanto, hermana de Arturo, a quien a su vez engaña con artes mágicas para concebir a Mordred, un joven hermoso pero maligno, vestido con una armadura de oro mágica que lo hace invulnerable a toda arma forjada por la mano del hombre. A partir de este momento del filme todo se viene abajo, el mundo se hace añicos. El triángulo amoroso (Lancelot, Ginebra y Arturo) resulta en la destrucción del Mundo y la pérdida del paraíso o Camelot, castillo de oro construido alrededor de la Tabla Redonda, alrededor del cual se habían erradicado la guerra, el hambre y la enfermedad, donde florecieron las artes, la ciencia, la paz. De hecho, a pesar de la victoria final sobre las fuerzas del Mal, no habrá regreso de Arturo, no habrá Paraíso en la tierra.

Por tanto, el desastre puede ser el fruto amargo de la mentira, de la pérdida de la lealtad. Probablemente en Malory se trata de tematizaciones propias de su imaginario: los lazos feudales, la virtud mujeril y la tentación pecaminosa, los enlaces matrimoniales, la lógica de la venganza, la servidumbre. La traición primigenia sería la lujuria (pecado capital), Uther rompiendo el tratado con el duque por puro morbo, lo que provocaría su muerte y el regreso de la guerra; la expulsión del Paraíso será revivida en la traición de Lancelot. Tanto el relato original como el filme, quizás por el material mítico y poético, son ricos en ecos legibles en códigos freudianos e incluso lacanianos (si se presta la atención debida al Conjuro de la Creación).

En realidad, lo que sucede es que Boorman reúne los elementos del relato artúrico para crear un espectáculo de muerte, violencia y sexo. Era la época de Conan el Bárbaro (1982). Y como esqueleto narrativo, el novelón familiar freudiano arquetípico: un huérfano (Arturo) busca a su padre, conquista a la princesa, se convierte en rey de un país de fábula, es traicionado por su amada y su mejor amigo pero al final los recupera junto con su reino para acabar venciendo sobre el Mal, muriendo convertido en semidiós. Narcisismo soñador a tope. Pero a veces el cine logra convencernos del sueño narcisista incluso si este es materia perfecta para su parodia.

¿Y la espada? ¿Qué pasa con la espada? Excalibur no ha sido forjada por manos humanas y es entregada a Merlín por esa extraña figura materna, la Dama del Lago, quien se la quedará tras la batalla final y muerte de Arturo. La tentación es convertir el arma en un símbolo fálico o, en caso de repelús por el miembro, dejarla como símbolo del Poder, ya que su posesión hace invencible a su dueño. Todo ello sin que sea necesario entrar en el significado antropológico o histórico de la espada (¡por favor!). Posiblemente, la cuestión es más simple de lo que parece: la espada hace el papel del MacGuffin: anuda el relato.


"Behold! The Sword of Power! Excalibur! Forged when the world was young, and bird and beast and flower were one with man, and death was but a dream!"


La banda sonora, un collage de Trevor Jones basado en Carl Orff y Richard Wagner, añade una dimensión grandiosa a las sangrientas escenas de batalla y entusiasmos épicos, que no carecen del encanto de un cómic. Boorman logra hacer un producto que roza el pastiche del mito, manteniendo algo el tipo de aire de leyenda. Cómo lo logra no es un misterio: el humor de Merlín salva el producto de la chabacanería y el estereotipo. Entre tanta lucha, miseria y fragilidad humanas, se dibuja la sonrisa irónica del sabio Merlín, el amigo del Dragón. Inolvidable.

Merlín, interpretado por el talentoso Nicol Williamson
"Remember, there's always something cleverer than yourself."




Comentarios

Entradas populares de este blog

La novela familiar del neurótico (notas)

(Versión corregida y revisada del artículo “La novela familiar freudiana en la literatura y el cine (notas)”, publicado en Studia Romanistica (2009), vol. 9, 1, 97-105. ISSN: 1803-6406.) ______________
Las palabras, que fueron en un pasado mágicas, aún retienen algo de ese ancestral poder mágico. (Freud)
Los relatos articulados por la “novela familiar del neurótico” forman el esqueleto y andamiaje de los artefactos literarios y cinematográficos, soportes materiales privilegiados donde se vivifican las mitologías subjetivas. En el caso de la narrativa, no se debe confundir con los relatos “familiaristas” (que tematizan directamente la familia o que se nuclean en torno a la misma), pero sorprende pasmosamente la fenomenal abundancia y proliferación de narraciones pivotando en torno a la envidia edípica, el padre caído, la falta materna, el huérfano abandonado… arquetipos argumentales superabundantes, por otro lado, en el cine.  _________ En 1909 apareció publicado en el libro de Otto Ra…

El nacimiento de la política para Moses I. Finley. (Politics in the Ancient World.)

Antígona, o, la lógica cultural del filosofismo tardío (y algunas palabras sobre la desobediencia civil)

1
Leo hoy este artículo sobre el libro electrónico del filósofo esloveno Slavoj Žižek Antigone (2016). Recuerdo un post de un amigo, "El pueblo de Tebas se aburre de Creonte y Antígona" (aquí), que me impulsó a leerlo. 
Žižek filosofa-juega mucho en su libro, se ríe de las lecturas historicistas y recrea su propia Antígona. A lo que parece, el esloveno piensa - como Castoriadis - que tanto Antígona como Creonte provocan la tragedia por pura cabezonería, incapacidad de ceder, de tolerancia,  que Antígona es inmune al diálogo, poseída de una especie de pulsión de muerte; que el coro intenta zafarse de ese conflicto abocado a la tragedia y que condena a ambos a muerte, como un tribunal popular. Justamente. (Ignoro qué justicia hay en matar a la joven.)
   Žižek relee el mito y, consciente de que toda tradición es una invención, invita a abandonar la lectura más histórica o historicista y a recrear la obra. Una obra como Antígona, tan petrificantemente canónica, debe mirarse hacia …