Ir al contenido principal

La arrogancia de Sócrates. (Protágoras 3)



Que Sócrates fuera una persona que en ocasiones se volvía arrogante en sus asertos y tajantes afirmaciones no es algo que yo me invento para pasar por iconoclasta. De ello habla, largo y tendido, alguien que fue testigo de ese "hablar grande" o megalegoría: Jenofonte, en su Apología. Tal vez sea la imagen elegida por el coronel de caballería (Jenofonte), si bien hay que reconocer que coincide con Platón. 
   Un ejemplo claro de su característica megalegoría ("hablar a lo grande") es el Protágoras. A lo largo de este diálogo, Sócrates se hace irritante: cambia de tema varias veces, parodia los discursos de los asistentes, se ríe de su forma de hablar, propone la brevilocuencia como método de análisis frente a los discursos de su contrincante Protágoras para, una vez que éste ha aceptado, soltar un largo discurso parodiándole. Finalmente, el viejo y sarcástico Sócrates impone al auditorio ser él quien lleve la voz cantante en el examen (exetasis) o elenchos, el interrogatorio sistemático que conduce como él quiere, de forma algo confusa, frente a un Protágoras evidentemente cansado de la hostilidad algo cerrada de su interlocutor. Cabe especular por qué todo esto. Un Sócrates vestido con una tosca túnica, a la espartana, reluctante, a punto de marcharse en alguna ocasión, frente a un  Protágoras educado, sofisticado, seguro de sí mismo, arropado simbólicamente por los asistentes. A lo largo de la obra, es posible sentir la agresividad de Sócrates hacia Protágoras, pero también el respeto con el viejo filósofo es tratado por todos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La novela familiar del neurótico (notas)

(Versión corregida y revisada del artículo “La novela familiar freudiana en la literatura y el cine (notas)”, publicado en Studia Romanistica (2009), vol. 9, 1, 97-105. ISSN: 1803-6406.) ______________
Las palabras, que fueron en un pasado mágicas, aún retienen algo de ese ancestral poder mágico. (Freud)
Los relatos articulados por la “novela familiar del neurótico” forman el esqueleto y andamiaje de los artefactos literarios y cinematográficos, soportes materiales privilegiados donde se vivifican las mitologías subjetivas. En el caso de la narrativa, no se debe confundir con los relatos “familiaristas” (que tematizan directamente la familia o que se nuclean en torno a la misma), pero sorprende pasmosamente la fenomenal abundancia y proliferación de narraciones pivotando en torno a la envidia edípica, el padre caído, la falta materna, el huérfano abandonado… arquetipos argumentales superabundantes, por otro lado, en el cine.  _________ En 1909 apareció publicado en el libro de Otto Ra…

El nacimiento de la política para Moses I. Finley. (Politics in the Ancient World.)

Antígona, o, la lógica cultural del filosofismo tardío (y algunas palabras sobre la desobediencia civil)

1
Leo hoy este artículo sobre el libro electrónico del filósofo esloveno Slavoj Žižek Antigone (2016). Recuerdo un post de un amigo, "El pueblo de Tebas se aburre de Creonte y Antígona" (aquí), que me impulsó a leerlo. 
Žižek filosofa-juega mucho en su libro, se ríe de las lecturas historicistas y recrea su propia Antígona. A lo que parece, el esloveno piensa - como Castoriadis - que tanto Antígona como Creonte provocan la tragedia por pura cabezonería, incapacidad de ceder, de tolerancia,  que Antígona es inmune al diálogo, poseída de una especie de pulsión de muerte; que el coro intenta zafarse de ese conflicto abocado a la tragedia y que condena a ambos a muerte, como un tribunal popular. Justamente. (Ignoro qué justicia hay en matar a la joven.)
   Žižek relee el mito y, consciente de que toda tradición es una invención, invita a abandonar la lectura más histórica o historicista y a recrear la obra. Una obra como Antígona, tan petrificantemente canónica, debe mirarse hacia …