Ir al contenido principal

¿Autoayuda estoica?


El libro "El obstáculo es el camino: el eterno arte de convertir las pruebas en triunfo" (The Obstacle Is the Way: The Timeless Art of Turning Trials Into Triumph), de Ryan Holiday, aparecido en el 2014, es un manual de autoayuda elaborado a base de cortados y pegados de la filosofía estoica, a gusto de su autor. El tipo es franco y directo: dice saber lo bastante de estoicismo, pero no quiere hacer un libro "académico". (Nunca he entendido por qué los académicos caen tan mal a muchas personas, pero en fin.) De los cortados y pegados, algunos tienen fuerza, pero no por el libro, sino por la fuente original de procedencia: Marco Aurelio, sobre todo, pero también Epicteto y Séneca.
La obra apunta alto, ya que quiere ser una reactualización de la ética estoica. (Como si los estoicos pudieran meterse todos en el mismo saco, pero bueno.) Se trata de un libro de divulgación del estoicismo grecorromano, y de algunos derivados occidentales (Montaigne) y no occidentales (monjes Zen, Gandhi) - lo que hace arquear las cejas, igual que cuando se consideran representantes del movimiento a Steve Jobs, el general Grant o a un profesor japonés de esgrima: entonces uno se encoge de hombros. 
Empecé a leerlo con fruición, pero tardé poco en sentirme algo inquieto, dado el número de empresarios, presidentes y otros que aparecían como exempla de sus tesis estoicas ya desde las primeras páginas. Haciendo de tripas corazón y dando un margen de confianza al texto, continué adelante, pero no pude pasar de las cuarenta páginas antes de que se me cayera de las manos y lo acabara a saltos y casi sin atención; hasta la conclusión y la bibliografía - que revela un buen conocimiento del tema.
Mi sensación es que The Obstacle Is the Way parece un ejemplario pedante para entrenadores de equipos de élite muy bien pagados, políticos ambiciosos y empresarios sin escrúpulos. Es un manual del emprendedor (en crisis) con aura de "distinción" filosófica. Manual de autoayuda ("enquiridion", se autoetiqueta al final) para el listillo en peligro. Es cierto que hay algunas figuras como el boxeador "Hurricane" Carter, inmortalizado por Bob Dylan, incluso Gandhi o Mandela, pero la verdad es que predominan los triunfadores de todo tipo (y calaña).
En general, creo que el libro es muy americano-USA-republican, con esa filosofía neoliberal o social-darwinista de que en la vida hay ganadores y perdedores y los segundos se lo merecen, a lo que el autor parece añadir: "... porque no leen a Marco Aurelio". No lo sé, puedo equivocarme. Tal vez estoy siendo algo cruel y exagerando. 

Hasta aquí el lado oscuro y cútrico del librillo. La parte buena: de entre todos los cortados y pegados del libro, hay algunas flores de secarral que tienen su encanto. De entre todas ellas destaco alguna: que a la hora de enfrentarte a un problema, conserves la calma, que no lo veas como insuperable ("es cuestión de perspectiva") y que hagas de lo más difícil una ventaja, convirtiendo los obstáculos en aliados. Con disciplina, voluntad y buen hacer, puedes salir de las situaciones más difíciles, triunfar incluso, si te lo propones. Uno se pregunta si hace falta Marco Aurelio o el ef hemin de Epicteto para esas obviedades. (Además, el librico tiene un tonillo de tipo duro que me recuerda a Michael Douglas machacando a Charlie Sheen en Wall Street (1987): "Lunch is for wimps", "ir a almorzar es de debiluchos".) Y aquí el principal problema del libro: pasando por simplificar lo profundo y hacerlo accesible, lo simplifica demasiado. No porque haga parecer como "filosofía" lo que no es sino "autoayuda", ¿es eso malo, negativo? No necesariamente.
Lo interesante de este librico es que está hecho por alguien que ha leído bien a Pierre Hadot, el de "La filosofía como forma de vida", un filósofo francés que reactualizó con éxito el estoicismo antiguo. La filosofía - pensaba aquél - no es una actividad pasiva realizada por aburridos seres sentados frente a ordenadores preparando clases, clases que son comentarios de comentarios que se comentan a sí mismos. La filosofía es acción, vida. Acción en el sentido de actuar en el mundo, cambiar el mundo, empezando por el propio, y no una serie de asépticos preceptos colgados de un canon inútil para narratólogos de biblioteca. Y eso, tan obvio que suele pasar desapercibido, es lo que salva esta obra, y lo que la ha hecho un best-seller.
Sin embargo, yo no la recomendaría. Hay potencial en su autor, tiene nervio, seguramente es un experto en el tema, pero ¿para qué leer a este manual de autoayuda para exitosos-en-la-vida, aunque inspirado en el estoicismo, si ya están las Meditaciones y el Enquiridion? Toda interrogación retórica o erotema se formula sin esperar respuesta, porque se da por hecho que el interlocutor está de acuerdo. Si en este caso no es así, a mí no me afecta en lo más mínimo. Es cuestión de perspectiva.  

Comentarios

Entradas populares de este blog

El nacimiento de la política para Moses I. Finley. (Politics in the Ancient World.)

La novela familiar del neurótico (notas)

(Versión corregida y revisada del artículo “La novela familiar freudiana en la literatura y el cine (notas)”, publicado en Studia Romanistica (2009), vol. 9, 1, 97-105. ISSN: 1803-6406.) ______________
Las palabras, que fueron en un pasado mágicas, aún retienen algo de ese ancestral poder mágico. (Freud)
Los relatos articulados por la “novela familiar del neurótico” forman el esqueleto y andamiaje de los artefactos literarios y cinematográficos, soportes materiales privilegiados donde se vivifican las mitologías subjetivas. En el caso de la narrativa, no se debe confundir con los relatos “familiaristas” (que tematizan directamente la familia o que se nuclean en torno a la misma), pero sorprende pasmosamente la fenomenal abundancia y proliferación de narraciones pivotando en torno a la envidia edípica, el padre caído, la falta materna, el huérfano abandonado… arquetipos argumentales superabundantes, por otro lado, en el cine.  _________ En 1909 apareció publicado en el libro de Otto Ra…

¿Creían los griegos en sus mitos?