Ir al contenido principal

The Wolf of Wall Street (2013; El lobo de Wall Street) de Martin Scorsese o Who wants to be a millionaire? ¿Quiere usted ser millonario?



En On Cooling the Mark Out, Some Aspects of Adaptation to Failure, Erving Goffman señalaba que en los años en que escribía: «Se dice que el timo es un buen negocio en Estados Unidos sólo porque la mayoría de los americanos están dispuestos –por no decir ansiosos– de hacer dinero fácil y se implicarán en actividades de dudosa legalidad para lograrlo.» (p. 416). «La disposición del primo a participar en un asunto seguro se basa en algo más que la avaricia: se basa en que cree que ahora es el momento de demostrarse a sí mismo que es el tipo de persona capaz de “ganar pasta sin problemas”. Para muchos, esta capacidad para las altas finanzas es casi como un signo de masculinidad y una puesta a prueba de su papel de hombre» (417). Lo mismo hoy vale para casi cualquier parte: mucha gente es capaz de jugar a la ruleta rusa social por un puñado de dólares, aunque solo sea por demostrarse a sí mismo lo hombre que se es o lo dura que es una. El lobo de Wall Street juega un poco con esta historia, funcionando como una especie de fantasía imaginaria, y ello explica la saturación de imágenes de dominación sexual machista que la empapan, independientemente de la realidad sociológica de las mismas. El hecho de que el filme acabe con la muerte social de su protagonista contribuye a consolar a los pringados, que somos todos los mismos que aparecen en la escena final mirando a Leonardo DiCaprio como si fuera un héroe de epopeya. 
El lobo de Wall Street son 180 minutos larguísimos de tacos (hookers, booze, fuck), fiestas, alcohol, sexo, drogas, rocanrol y, sobre todo, dinero. Se supone que esto tiene que hacer que la película sea divertida (los chistes sobre borracheras se hacen pesados) e interesante, provocando la reflexión sobre las intensidades posmodernas o la cultura del dinero-simulacro. Pero todo esto son pamplinas. Tiene razón esta entrada de un amigo: Scorsese o la película (no sé cuál porque al director no lo conozco en persona) parece decir que, en el fondo, todos queremos ser un broker genial con carisma y gran atractivo físico forrado de pasta, tanta pasta que no sepamos qué hacer con ella. Si es legal o no es legal es lo de menos.
En el capitalismo contemporáneo – se nos insinúa con distintos grados de sutileza - todo es quasi ilegal (para esto ya estaba el documental Inside Job (2010)) y el dinero es como una energía que no se crea ni se destruye, está en la atmósfera como el arte de la música al alcance de los genios, y los brokers, los lobos o leones de Wall Street, son los guerreros de la inmaterial belleza pecuniaria. Si hay que ser malo, no importa, igual todos estamos corrompidos, es la naturaleza humana; todos: hombres y mujeres, americanos y suizos, blancos y negros, pobres y ricos, heteros y homos, toda la historia de la humanidad es una historia de la lucha por el dinero, a veces soterrada, otras abiertamente.
Éxito es riqueza, venga de donde venga y arda Roma. El resto de la población somos unos pringados, unos enanos que hay que arrojar a una diana cuyo centro es el signo del dólar.


Trabajar como mulas es de subnormales, moral de esclavos. Una de las escenas más espeluznantes sucede al principio de la película, cuando tras la fundación de la nueva empresa, hay una celebración orgiástica en la que una empleada recibe $10.000 por dejarse rapar al cero: las reminiscencias a la Segunda Guerra Mundial son claras. Jordan Belfort es un triunfador, un héroe del capitalismo. Algo excéntrico, caprichoso, irracional... diríase, en realidad un niñato malcriado y gamberro, capaz de avergonzar con sus excesos a cualquier estudiante juerguista en una universidad de pijos o a un roquero con cara picada de fumar porros, inflándose de alcohol, cocaína y prostitutas. Es el centro de la fiesta.


Un ritmo de vida trepidante como la banda sonora, con fines de semana en Las Vegas por 2 millones de dólares, yates de oligarca ruso, diamantes del tamaño de uvas: el que no desee esto es un animal o, mejor dicho, un tonto. Hay dos o tres escenas claves en las que esto es presentado sin ninguna ambigüedad: "He sido rico y he sido pobre y prefiero ser rico… llámenme materialista… soy un hipócrita", "¿Te gusta llevar el mismo traje barato varios días por semana?" (Jordan al agente del FBI), o una de las escenas finales cuando lo han empapelado y el mismo agente del FBI está sentando en el metro y mira a los pobretones que le rodean y parece decir “tenía razón”.

El cinismo no carece de matices cuando se nos ofrece el lado humano de Jordan Belfort: el erotómano y cocainómano ladrón no carece de capacidad de munificencia patricia: en una escena se nos cuenta que ayudó a una madre soltera con problemas económicos, la misma que ahora viste trajes de $3000 de Coco Chanel, “porque creía en ella”. Pero esto es otra pamplina, como la supuesta lealtad a sus amigos, a los que vende porque son ratas que al final le traicionan y esto es la jungla. Y da igual que se base o no en hechos reales. La película no es una novela realista seria ni una reflexión sesuda de apariencia cómica sobre la vida en el capitalismo postmoderno, sino un intento de capitalizar en el mercado del cine el tema de los banqueros sinvergüenzas jugando con el SuperEgo de los pijos y de los quiero-y-no-puedo. Sé que la frase es dura y que puedo equivocarme, pero la sensación es de estar ante una película hecha con prisa para agarrar el dinero (y correr). (Y seguro que el filme no será, como Goodfellas, declarada de "importancia cultural" y seleccionada para su preservación en el Registro Nacional de Cine por la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos.)
Se podría argumentar que estos tipos existen y que representan la mentalidad de los ricos, que Scorsese lo que hace es ponernos delante un espejo de la realidad, “la jungla”. Es posible, aunque sigo pensando que hay una especie de celebración grotesca de lo grotesco. El “espejeo” hace que algo de la película sea soportable (un servidor ha conocido personajes con la mentalidad de J. Belfort), que se tenga que reconocer que lo que hay es lo que hay. Pero algo en el filme no funciona.

Scorsese ha intentado convertir a Jordan en un wise guy ("tipo listo"), en un mafioso, en un gángster. La ecuación es fácil y falaz pero lo peor es el tono de celebración dionisíaca presente en la textura e insisto que es lo mismo si se basa o no se basa en hechos reales, como otras veces. Las referencias de la película a otras de sus producciones son evidentes: Goodfellas (1990, Buenos muchachos, Uno de los nuestros; basada en el libro de Nicholas Pileggi Wiseguy (1986)) o Casino (1995). Referencias y homenajes, citas y autocitas: en la boda de Jordan y Naomi, con un escenario parecido a la primera escena de The Godfather Coppola, o a sus propias bodas imaginarias de sus filmes. “Siempre quise trabajar en Wall Street” es igual a “Desde pequeño siempre quise ser un gángster” (en Uno de los nuestros). El intento es fallido, en mi opinión: la película es demasiado larga, enrevesada, previsible, con una banda sonora metida con calzador, un guión que podría haber sido escrito por un seminarista de motivación empresarial (de hecho, así acaba el protagonista) o una reunión de borrachos machistas buitreando mujeres. Esto último, el trato a las mujeres, no se sabe si es una denuncia o una incitación: o son putas o son barbies, salvo la madre soltera que triunfa como broker y se gasta con regularidad el salario de varios obreros en trajes de marca.
Es posible que me esté pasando y que lo que digo sea demasiado tajante. No es una condena moral de la película. (Tampoco que sea un pecado correrse una juerga y pasarse de cuando en cuando.) Scorsese es uno de mis directores favoritos, uno de los "grandes", pero el lobo de Wall Street le ha salido chucho. No por nada, sino, quizás, por la falta de ambigüedad, por aquello que hace que un buen libro o una buena película lo sea: la tensión interna, la profundidad (que siempre bordea la pedantería), la extrema violencia del sistema capitalista que dejó clara en otras películas, se tengan las ideas que se tengan fuera de la pantalla o del plató. Los gángsters de sus otros filmes tenían muertos a sus espaldas, y de esa muerte se producía dinero. La riqueza de Belfort es capital fantasma, como los muertos que genera el capitalismo de casino.


Véase el tráiler de la película en alemán, para una lectura más europea.

Nota adicional: en la sala había personas que reían a carcajadas las orgías, el abuso de mujeres, las sobredosis de estupefacientes y el lanzamiento de langostas a los agentes del gobierno. Para mí, es una de las pocas películas en que un agente del FBI me cayó simpático.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Una cosa está clara; conocerás las referencias de la peli, pero ignoras totalmente su significado, su contexto y su finalidad.
Hablas más de lo que sabes.

José Luis Bellón Aguilera ha dicho que…
Hola, primero, si me dices quién eres, tal vez la cosa sea menos impersonal. Segundo, gracias por tus comentarios, pero podrías aclarar algo. Lo que yo he visto en esta película no me ha gustado porque me ha parecido una celebración grotesca del capitalismo de casino. Me gusta el cine de Scorsese, pero esta película, no. Saludos.

Entradas populares de este blog

El nacimiento de la política para Moses I. Finley. (Politics in the Ancient World.)

La novela familiar del neurótico (notas)

(Versión corregida y revisada del artículo “La novela familiar freudiana en la literatura y el cine (notas)”, publicado en Studia Romanistica (2009), vol. 9, 1, 97-105. ISSN: 1803-6406.) ______________
Las palabras, que fueron en un pasado mágicas, aún retienen algo de ese ancestral poder mágico. (Freud)
Los relatos articulados por la “novela familiar del neurótico” forman el esqueleto y andamiaje de los artefactos literarios y cinematográficos, soportes materiales privilegiados donde se vivifican las mitologías subjetivas. En el caso de la narrativa, no se debe confundir con los relatos “familiaristas” (que tematizan directamente la familia o que se nuclean en torno a la misma), pero sorprende pasmosamente la fenomenal abundancia y proliferación de narraciones pivotando en torno a la envidia edípica, el padre caído, la falta materna, el huérfano abandonado… arquetipos argumentales superabundantes, por otro lado, en el cine.  _________ En 1909 apareció publicado en el libro de Otto Ra…

¿Creían los griegos en sus mitos?