Ir al contenido principal


Kapuscinski, Ryszard (2006 [19941]), El Imperio, Barcelona, Anagrama. ISBN: 84-339-2532-6. 357 págs. [Tit. orig.: Imperium (Varsovia, 1993), trad. Agata Orzeszek.]

A pesar de que ha pasado tiempo desde la época del estalinismo, la memoria sigue viva, y las experiencias, la tradición y los hábitos adquiridos en aquellos tiempos se han conservado, se han grabado en las conciencias de los hombres, y tardarán mucho en dejar de influir sobre sus comportamientos. (158)

En eso precisamente consiste lo específico de la sociedad postsoviética de la antigua URSS: en que allí no se trata de una delincuencia individual, sino de toda una clase criminal, con un origen y una tradición diferentes a los del resto de la sociedad. (216)

¿Y por qué me corroe tanto esta pregunta? ¿Por qué no soy capaz de mirar a estos hombres de una manera natural, desprovista de esa pertinaz e insidiosa curiosidad? Pero si, a pesar de todo, me armase de valor y le hiciese esta pregunta y él se mostrara sincero, podría oír en respueta: Ya lo ve usted, tiene delante las dos cosas: verdugo y víctima. (232)

Menciono estas fatigas y penalidades de la existencia cotidiana porque en la avalancha de noticias sobre los acontecimientos que se producen en la antigua URSS y que inunda el mundo brillan por su absoluta ausencia imágenes de la vida de la gente común y corriente, de esos millones y millones de ciudadanos agobiados, envejecidos y pobres que persiguen comida, ropa o, a menudo, simplemente un techo. Pocas cosas pueden alegrarles, despertar su júbilo o su entusiasmo. (295)

La tremenda aceleración y mutabilidad de la historia –que es la esencia de los tiempos en que vivimos– hace que dentro de muchos de nosotros convivan simultáneamente varios seres, a menudo indiferentes entre sí e incluso contradictorios. (304)

Creo que lo profundo, lo extraordinario y lo grande del cambio que se produjo en la URSS en los años 1989-1991 sólo pueden abarcarlo y comprenderlo aquellos que vivieron y experimentaron en carne propia el estalinismo-brezhnevismo. (331)

Comentarios

Entradas populares de este blog

La novela familiar del neurótico (notas)

(Versión corregida y revisada del artículo “La novela familiar freudiana en la literatura y el cine (notas)”, publicado en Studia Romanistica (2009), vol. 9, 1, 97-105. ISSN: 1803-6406.) ______________
Las palabras, que fueron en un pasado mágicas, aún retienen algo de ese ancestral poder mágico. (Freud)
Los relatos articulados por la “novela familiar del neurótico” forman el esqueleto y andamiaje de los artefactos literarios y cinematográficos, soportes materiales privilegiados donde se vivifican las mitologías subjetivas. En el caso de la narrativa, no se debe confundir con los relatos “familiaristas” (que tematizan directamente la familia o que se nuclean en torno a la misma), pero sorprende pasmosamente la fenomenal abundancia y proliferación de narraciones pivotando en torno a la envidia edípica, el padre caído, la falta materna, el huérfano abandonado… arquetipos argumentales superabundantes, por otro lado, en el cine.  _________ En 1909 apareció publicado en el libro de Otto Ra…

El nacimiento de la política para Moses I. Finley. (Politics in the Ancient World.)

Antígona, o, la lógica cultural del filosofismo tardío (y algunas palabras sobre la desobediencia civil)

1
Leo hoy este artículo sobre el libro electrónico del filósofo esloveno Slavoj Žižek Antigone (2016). Recuerdo un post de un amigo, "El pueblo de Tebas se aburre de Creonte y Antígona" (aquí), que me impulsó a leerlo. 
Žižek filosofa-juega mucho en su libro, se ríe de las lecturas historicistas y recrea su propia Antígona. A lo que parece, el esloveno piensa - como Castoriadis - que tanto Antígona como Creonte provocan la tragedia por pura cabezonería, incapacidad de ceder, de tolerancia,  que Antígona es inmune al diálogo, poseída de una especie de pulsión de muerte; que el coro intenta zafarse de ese conflicto abocado a la tragedia y que condena a ambos a muerte, como un tribunal popular. Justamente. (Ignoro qué justicia hay en matar a la joven.)
   Žižek relee el mito y, consciente de que toda tradición es una invención, invita a abandonar la lectura más histórica o historicista y a recrear la obra. Una obra como Antígona, tan petrificantemente canónica, debe mirarse hacia …