Ir al contenido principal

Los túneles del Leviatán. Una breve nota sobre la película Sicario (2015)


"Múdate a una ciudad pequeña, donde aún haya leyes. Este lugar se ha convertido en tierra de lobos y tú no eres un lobo". Esto le dice el sicario a la protagonista en la escena final de la película. La joven, una agente del FBI, simplemente está ahí para firmar un papel en el que se dice que es completamente legal lo ilegal: la violencia extrema generada por los comandos contra los carteles de la droga, y el hecho de que un "sicario" coordinado con los comandos y la CIA sea en realidad un asesino a sueldo del cartel colombiano.
Es transparente la reminiscencia al dicho romano, "el hombre es un lobo para el hombre", que Th. Hobbes hizo suyo para la imagen del monstruo del Estado, el Leviathan, un gigante que nos proteja de nuestra naturaleza predadora.
"No eres un lobo", parece una contraseña superyoica, por tanto despreciativa, impostora de una Norma, en este caso neoliberal, ultraconservadora. Pero la imagen propuesta es engañosa.
El filme retrata el intento del Estado de imponer orden al imperio de la violencia extrema de los cárteles. Se usa la ilegalidad para acabar con la ilegalidad, pero el final de la película, ya comentado, lo desmiente. Parece que se nos dice: ¿Puede imponerse una forma de orden al caos? Y las escenas finales retratan la muerte en un túnel de la droga situado en un desierto. Antes de ser ajusticiado junto a su familia por el sicario a sueldo de la CIA, el jefe del cártel le espeta: "¿Crees que los que te han enviado son mejores que nosotros? ¿De quién piensas que nosotros aprendimos?". La verdad es atroz y al espectador solo le dejan a elegir entre dos formas de violencia.
Fuera de nuestro mundo occidental capitalista, solo permanece desatada la violencia, la guerra perpetua y la criminalización de la lucha de clases. Ni siquiera parece posible regresar al caos controlado del capitalismo anterior. Dos mundos separados por un muro, de los cuales uno carece de Estado, y el otro usa el Estado para extender la violencia, intentando controlar la desregulación de la violencia. Una película moralmente inaceptable, porque el mundo en el que vivimos es moralmente inaceptable. La podredumbre impregna incluso, aunque sea por la fuerza, a los que la detestan. La lógica del absurdo, la sublimación de la sublimación.
¿Quiénes son los sicarios, en realidad?  "No eres un lobo". Un mito ideológico: porque los lobos-animales son criaturas que, en el mundo real, cooperan entre ellos, cuidan de los más jóvenes, de los enfermos. La imagen de un Benicio del Toro cuya venganza es usada por las tramas ilegales del Estado capitalista para contener la violencia es simplemente una manipulación. No hay romanticismo ni atracción irracional en la estética del individualismo nietzscheano, el del "Lobo estepario". La violencia del llamado Tercer Mundo, ese basurero social que es México, o Colombia, ha sido creada por las políticas imperialistas de Estados Unidos. Eso es lo que la película oculta, pero, al mismo tiempo, muestra. La película, en la caverna de sombras de las escenas finales, alude y elude a la conexión entre la violencia de la CIA, la explotación de los emigrantes y la dominación de los cárteles de la droga. No es una cuestión de víctimas y verdugos. Es el sistema-mundo del capitalismo contemporáneo, que quiere desregular y tasar las vidas y los cuerpos para construir una biopolítica total. En ello están implicados asimismo millones de sus esclavos. No hay dominación sin aquiescencia. También es cierto que la sumisión absoluta genera resignación. La "Bestia", Ciudad Juárez, ha sido separada de nosotros por un muro de cemento y acero. Pero sus cimientos están atravesados por túneles cuyos pasillos llegan hasta la Casa Blanca. 


Comentarios

Entradas populares de este blog

La novela familiar del neurótico (notas)

(Versión corregida y revisada del artículo “La novela familiar freudiana en la literatura y el cine (notas)”, publicado en Studia Romanistica (2009), vol. 9, 1, 97-105. ISSN: 1803-6406.) ______________
Las palabras, que fueron en un pasado mágicas, aún retienen algo de ese ancestral poder mágico. (Freud)
Los relatos articulados por la “novela familiar del neurótico” forman el esqueleto y andamiaje de los artefactos literarios y cinematográficos, soportes materiales privilegiados donde se vivifican las mitologías subjetivas. En el caso de la narrativa, no se debe confundir con los relatos “familiaristas” (que tematizan directamente la familia o que se nuclean en torno a la misma), pero sorprende pasmosamente la fenomenal abundancia y proliferación de narraciones pivotando en torno a la envidia edípica, el padre caído, la falta materna, el huérfano abandonado… arquetipos argumentales superabundantes, por otro lado, en el cine.  _________ En 1909 apareció publicado en el libro de Otto Ra…

El nacimiento de la política para Moses I. Finley. (Politics in the Ancient World.)

Antígona, o, la lógica cultural del filosofismo tardío (y algunas palabras sobre la desobediencia civil)

1
Leo hoy este artículo sobre el libro electrónico del filósofo esloveno Slavoj Žižek Antigone (2016). Recuerdo un post de un amigo, "El pueblo de Tebas se aburre de Creonte y Antígona" (aquí), que me impulsó a leerlo. 
Žižek filosofa-juega mucho en su libro, se ríe de las lecturas historicistas y recrea su propia Antígona. A lo que parece, el esloveno piensa - como Castoriadis - que tanto Antígona como Creonte provocan la tragedia por pura cabezonería, incapacidad de ceder, de tolerancia,  que Antígona es inmune al diálogo, poseída de una especie de pulsión de muerte; que el coro intenta zafarse de ese conflicto abocado a la tragedia y que condena a ambos a muerte, como un tribunal popular. Justamente. (Ignoro qué justicia hay en matar a la joven.)
   Žižek relee el mito y, consciente de que toda tradición es una invención, invita a abandonar la lectura más histórica o historicista y a recrear la obra. Una obra como Antígona, tan petrificantemente canónica, debe mirarse hacia …